martes, 16 de noviembre de 2021

Espolón norte de Peñasanta, noviembre 2021

 Las nevadas tempraneras siempre hay que aprovecharlas, en noviembre hicimos Marto y yo hace pocos años una norte directa en Peñasanta, el 2019 como por el dia 14 cayó un Ojal con Kico. 

"Abuelo Cebolleteando" recuerdo eso si, hace mas de 15, estar en noviembre pinchando en Valdecebollas.


Total que nevó, 3 días con un aporte bueno pero eso si, sobre el suelo. El lunes llovió y se comió casi todo de las paredes y una Iso 0° a 3000 y pico no auguraba mucho bueno, pero aún así a cabezones no nos gana nadie y si fuimos a veces abriendo trincheras pues otra mas nos daba igual.


4:00 am en Covadonga... Con un cuerpo de J que a veces me pregunta hasta cuando me va a gustar esto .

No le contesto, ni yo mismo se a veces el porque de verse a las 3 de la mañana embutiendo avena pa´dentro.

Ignorada la duda salimos para arriba, peregrinación repetida, charlando, elucubrando, con una sensación de ligereza pese a la mochila que quizá responda a la pregunta del párrafo anterior.

La nieve empieza en la Rondiella y mayormente sujeta el peso sin romper la costra lo que hace la aprox mucho mas llevadera que la última vez en fecha similar que subiendo a la fragua casi acaba en retirada.

Amanece y las paredes asoman secas de hielo, da igual, el paseo merece siempre.




Llegamos a la base de la norte con el estomago pidiendo algo que disolver, tenemos lista de pendientes como para rellenar varias vidas, y vamos bajando por la lista mental ante la seca que presenta el panorama.





El Espolón norte se ve seco desde abajo, aunque las campas superiores no se aprecian a no ser que te subas a los traviesos.

Así que hala, que vamos tarde y yo mañana trabajo.

El primer largo  con las manos como madera, como dice Martin, nada es tan fácil en botas.

El segundo, seco, también nos deja llegar a la reu del diedro para después de salir tener que ponernos los pinchos que para el largo de travesía la cosa ya se pone peleona.














Las campas dejan un laberinto de líneas blancas, el haber pasado en verano por aquí nos lleva a acertar con el encaje y tras una tirada larga sin cuerda,  un mini largo y un ensamble con seguros, monto reunión para que Martin se de el largo de salida a la cresta.


















Muuuuuy divertido, está en condiciones?? Pues que se yo , para mi, si se sube es que está, no esta perfecto, da guerra, pero mola, cada uno que valore lo que le va en este juego.

























La cresta como siempre nos lleva a la cumbre, no es ni tan tarde, creo que las 13:30 . 4 horas y algo nos ha llevado.






























El descenso por lo segado, el rapel de al lado de la cumbre está bien con dos maillones, y reponemos el de entrada a la ancha que algún espabilado/a (la capullez no es exclusiva del genero masculino) había retirado.

El de abajo llega con los 60 m pese a estar escaso y nos bajamos al pie para cerrar el circulo y acabar lo que trajimos para comer.

La vuelta es pelín mas farragosa porque la nieve se resiente del calor del dia y tenemos que encender la frontal en Vegarredonda. Cuando llegamos al coche hacen 14 horas.

No hemos visto a nadie.

Fue un 12 de noviembre con Martín.




6 comentarios:

CASSIN